Fitness


fitness

 

La traducción al castellano de la palabra “FITNESS tiene dos acepciones, por un lado se refiere a un “buen estado de forma” refiriéndose a un buen estado de salud, y por otro lado, significa “aptitud”. Aplicando este concepto a nuestro contexto la podríamos definir como la capacidad para realizar una actividad física de manera repetida en el tiempo con el objetivo de una mejora de la forma física y de la salud.

 

El fitness es una actividad física basada en ejercitar el mayor número de músculos posibles de manera reiterada como método de entrenamiento. Para su correcta ejecución se debe elaborar una planificación de entrenamiento equilibrado donde se trabajen sus cinco componentes básicos de manera conjunta o alguno de ellos de manera específica.

 

  • La resistencia aeróbica
  • La fuerza muscular
  • La resistencia muscular
  • La flexibilidad
  • Composición corporal

 

Un entrenamiento completo de los citados componentes acompañado de una dieta adecuada garantiza un condición física y un estado de salubridad elevado ideal para aquellas personas que buscan hábitos de vida saludables.

 

Sin embargo, para otras personas sus objetivos van encaminadas a trabajar concretamente alguna de estas cualidades de manera individual como complemento de otras actividades. Las más habituales son el entrenamiento de la fuerza muscular y la resistencia muscular (muy relacionado con disciplinas deportivas de larga duración).

 

Analizando el entrenamiento de la fuerza muscular la primera pregunta sería, ¿para qué quiero trabajar la fuerza?, es decir, si la fuerza la quiero para realizar una actividad en concreto o simplemente quiero ganar fuerza muscular a nivel general. En función de la respuesta el entrenamiento tomará una dirección u otra pero siempre teniendo en cuenta una variable fundamental, bajo nuestro punto de vista, para una correcta estimulación neuromuscular, la progresividad en las cargas.

 

El entrenamiento de la resistencia muscular está muy relacionado y es muy recomendable en las modalidades deportivas de larga duración, ya sean carrera a pie, ciclismo, etc., o con disciplinas donde se intercalan periodos intensos con un corto descanso, por ejemplo el futbol. Al trabajar la resistencia muscular por un lado, estamos aplazando la parición de la fatiga muscular debido a que se necesita un menor esfuerzo para realizar la misma actividad. Y por otro lado se reduce la probabilidad de lesión como consecuencia de los movimientos compensatorios que se producen al aparecer la debilidad o la fatiga.

 

Su entrenador personal adaptará dentro de este amplio concepto un entrenamiento adecuado a su persona de una manera específica, en función de sus necesidades, y propósitos . Es primordial una correcta elección y ejecución de los ejercicios para cada individuo, evitando así acciones lesivas, y en definitiva, haciendo un mal uso del método fitness.